Foro contra la Incineración
Tenerife
Compartir

Cabemos todos

31 - 10 - 06

Cuando hablen de la patria
no me hablen del honor
no me cuenten batallas
ganadas cara al sol.
Tal vez si me contaran
que no importa el color
ni el sexo, ni la raza,
ni el bando en que luchó.

Cuando hablen de la patria
no olviden que es mejor
sentirla a nuestro lado
que ser su salvador.
Al repetir su nombre,
no te armas de valor.
Aquí cabemos todos,
¡¡¡O no cabe ni Dios!!!

Esto no es una canción (Víctor Manuel)

Ayer triunfó la convivencia y la tolerancia frente al retrogradismo y el patrioterismo cavernario. En el mejor de los casos, y asumiendo que la inflada cifra aportada por los convocantes de la manifestación contra los otros fuese la verdadera, las calles de Santa Cruz de Tenerife vieron pasar a apenas el 0,01 por ciento de la población canaria. ¿Dónde estuvieron esas miríadas de buenas gentes que iban a venir de todas las Islas, de todos los pueblos y ciudades que están cansadas de la invasión de foráneos ilegales que les han dejado sin trabajo, sin colegio para sus hijos, sin poder acceder a la Sanidad ni a una vivienda?

Todo un fracaso, pues, para los telepredicadores intolerantes admiradores de Torquemada y un triunfo del espíritu de El Médano, esas imágenes que demostraron el pasado verano a todo el mundo que la única tragedia que tiene que soportar Canarias es la de tener un partido gobernando en las principales instituciones y que se esconde detrás de unos asesores pagados con dinero público para intentar romper la convivencia ciudadana porque la sociedad no está por la labor de alentar el experimento de laboratorio diseñado en algún despacho de El Sauzal.

No obstante, la manifestación sirvió (al igual que la sesión plenaria del pasado jueves) para que unos pocos, muy pocos, hayan quedado perfectamente retratados junto a los ultraderechistas de Democracia Nacional que cerraban la marcha, por detrás de un partido demagógico cuyo líder lo mismo reparte toallas en Las Teresitas que certificados de residencia en el parque La Granja. Y a la cabeza, aunque sin las agallas suficientes para salir en la foto, quienes quieren empezar a restringir la llegada de rumanos y búlgaros.

Afortunadamente para la democracia, los canarios demostraron ayer que cabemos todos, incluso ellos. Porque la identidad canaria es algo mucho más noble y grandioso que lo que ayer apenas 3.000 personas intentaban defender.

Fuente: La Opinión de Tenerife, 30-10-06

29-10-06 Estrepitoso fracaso de la manifestación neonazi por las calles de Santa Cruz de Tenerife