Foro contra la Incineración
Tenerife
Compartir

Filtraciones de petróleo en la refinería de Cepsa en Santa Cruz de Tenerife

11 - 11 - 04

Desde hace más de dos meses se ha agravado una antigua filtración de petróleo en el Castillo Negro, junto al Auditorio de Santa Cruz de Tenerife. Desde un primer momento la refinería de petróleo que explota Cepsa comenzó unas espectaculares labores de limpieza, denunciadas por ilegales un mes después por el ayuntamiento, pese a que en todo momento esta empresa ha negado tener nada que ver con el vertido.

Nosotros, evidentemente, no tenemos ni la menor idea de dónde puede proceder este petróleo, lo único que hemos hecho es comunicar al Seprona la situación para que ellos lo averigüen porque creemos que los ciudadanos tenemos derecho a conocer la verdad, opinión que, evidentemente, no comparten nuestros "responsables" políticos que han ocultado el tema hasta que han podido bastándoles la promesa de Cepsa de solucionar el asunto. Eso es lo que dicen, porque estamos seguros de que la realidad es que ellos saben perfectamente de lo que se trata, otra cosa es que les interese decir la verdad por el negocio urbanístico que se cuece en la zona o por las razones que sean, que no las conocemos.

Pero justo debajo de la refinería hay determinadas características del terreno volcánico de Canarias que ponen en evidencia las filtraciones que se producen en esa instalación industrial, apareciendo "fuentes" de petróleo en los acantilados provocados por los almagres. Los almagres se generan cuando la lava emitida durante una erupción volcánica fluye en forma de colada sobre un terreno relativamente antiguo en el que ya se ha formado un suelo. La elevada temperatura de la lava desencadena un proceso denominado rubefacción que produce el enrojecimiento del suelo por oxidación de sus minerales. El resultado es la formación de una capa enrojecida e impermeable, denomina almagres, y que al ser impermeables juegan un papel decisivo en el almacenamiento del agua subterránea en Canarias o en la localización de manantiales o fuentes, en este caso de petróleo.

Estos días nos han visitado las máximas autoridades de Cepsa para anunciarnos que nos quieren obsequiar con otra refinería en Tenerife, en este caso, como no, en Granadilla, intención que encaja perfectamente en la política de este ayuntamiento sureño encaminada a la mejora de la calidad de vida de sus habitantes así como del medio ambiente de la zona, al menos como ellos lo entienden, véase Crimen de Granadilla. Pero es que una instalación industrial trabajando en estas condiciones, con este descontrol, con esta cantidad de incidente -hasta radiactivos los ha habido últimamente- no pude estar ni en Santa Cruz ni en ningún sitio. Otra cosa es que las autoridades canarias estuviesen en condiciones de exigirles, al menos, que no nos tomen el pelo. Pero evidentemente este no es el caso.

Lo que todos deseamos, por el bien de miles de personas que viven, compran o se bañan en la zona, es que tanta desidia no traiga consigo algún incidente de consecuencias más desagradables (aunque de lo desagradable de las consecuencias actuales de esa instalación sólo nos podremos hacer una idea cuando se realice un estudio epidemiológico entre los miles de vecinos que habitan las proximidades de la Refinería y que seguramente nunca se hará), en forma de un accidente grave, de imprevisibles consecuencias y para el que no existe diseñado ni un simple plan de evacuación. Una cosa de locos.

Estimados señores del Ayuntamiento y de Cepsa ¿tenemos derecho los ciudadanos de Tenerife a saber, después de varios meses, de dónde provienen las filtraciones al mar de petróleo en el Castillo Negro?


Se observa cómo la capa de almagre, material más rojizo e impermeable, hace que aflore en el acantilado una gran mancha negra de hidrocarburos o residuos de hidrocarburos, que lo mismo es porque, como viene de debajo de la refinería de Cepsa, a nadie le importa averiguarlo. Si fueran purines de un granjero ya le habrían levantado los pies del suelo. Evidentemente cuando se producen lluvias por esas capas de almagre circula agua que hace que toda ese producto alcance el mar, contaminando posteriormente toda la costa del sureste de Tenerife, como el Malpaís de Güímar o la costa de Arico o Granadilla

31-10-04 Después de tres semanas continúan las especulaciones oficiales sobre el origen del vertido en el Castillo Negro

02-09-04 Otro accidente "de nada" en la Refinería